El mentoring o mentoría se ha definido por EMCC como un proceso de desarrollo que implica una transferencia de habilidad o conocimiento de una persona más experimentada a otra con menos experiencia, a través de conversaciones de aprendizaje y modelado de roles.

Mentor era el amigo de Ulises a quien dejó a cargo de su hijo Telémaco con el fin de que lo tutelara en su ausencia. En realidad, según La Odisea, es la diosa Atenea quien tomó la forma de Mentor para acompañarlo y guiarlo en la travesía de la vida. Podríamos decir que el papel de un mentor es acompañar en una transición con el fin de ofrecer el regalo de la sabiduría de los dioses, que no es solo conocimiento, sino la capacidad de emplearlo de manera inteligente y actuar con buen juicio para el propio bien y el de los demás. Un mentor o mentora es además un modelo de referencia, fuente de inspiración y estímulo para la superación.

¿Y en qué consiste este proceso de acompañamiento? ¿Qué pasos ha de dar una mentora o mentor para ejercer esa influencia positiva en el viajero a quien acompaña? La metodología que he desarrollado se basa en el proceso CERCA. El mentor ha de estar CERCA de la persona a la que acompaña con el fin de ayudar a desarrollar al máximo su potencial.

Figura 1. Modelo CERCA. Valderrama, 2009

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cada una de las fases del proceso incluye una serie de actividades que se resumen a continuación:

Crear una relación de Confianza y Compromiso

  • Establecer sintonía emocional
  • Transmitir una actitud de apoyo y confianza
  • Establecer el compromiso de mentoring

Explorar y Escuchar con Empatía

  • Hacer preguntas poderosas
  • Escuchar en profundidad

Retar y ayudar a Redefinir y Resolver problemas:

  • Estimular para conseguir metas altas y expresar la confianza en que puede alcanzarlas.
  • Ampliar la perspectiva acerca de las situaciones y reformular problemas como Objetivos
  • Ayudar a utilizar la creatividad para resolver problemas y establecer un Plan de Acción

Construir Comprensión y Capacidad:

  • Proporcionar pautas, pistas, recursos y modelos de comportamiento.
  • Ofrecer oportunidades de ensayo y práctica de las habilidades y proporcionar feedback específico

Apoyar la Acción Autónoma:

  • Reforzar, felicitar por los logros alcanzados, expresar confianza en las decisiones
  • Animar y apoyar en los momentos difíciles
  • Fomentar la autoestima y autoconfianza
  • Impulsar la autonomía

 

Este es un modelo orientativo, pues la relación ha de ser fluida, sucediéndose las fases de manera natural y flexible, adaptándose a la situación, las necesidades del cliente y la evolución de la relación, siempre teniendo en mente los objetivos a alcanzar.

 

Beatriz Valderrama es Doctora en Psicología Organizacional, directora de Alta Capacidad y autora del libro “Desarrollo de competencias de mentoring y coaching”.